Para este año ya Jenny se había demostrado a sí misma su capacidad de manejar varios proyectos a la vez, lo que hizo volar aún más su imaginación, que siempre vio el cielo como su límite. Este talento y pasión la llevó a exponer en el Caribe Hilton de Puerto Rico y lanzar sus diseños en uno de los shows de moda más grandes del mundo: El New York Pret. Un gran momento para una mujer que apenas llegaba a sus 30 años con una carrera en ascenso constante.

Su año comenzó con un desfile organizado por Miss República Dominicana en el Patio de los Naranjos del Hotel Santo Domingo, de la mano Carmen Rita Pérez Pellerano y las reinas de belleza del momento a beneficio del Sanatorio Infantil El Santo Socorro.

A su larga lista de proyectos se suma el de ser docente en la escuela de Altos de Chavón, afiliada a Parsons School of Design , donde impartió Diseño de Moda. Lo describió como “Una gran experiencia, quizás la mejor de todas para mi” en un reportaje con Carmenchu Brusiloff para la edición del 18 de agosto de 1988 en el Listín Diario.

Su lista de boutiques crece con una nueva sucursal en el Hotel Sand Castle de Sosúa, Puerto Plata, mientras las tiendas existentes siguen en el camino del éxito, incluyendo a “Carajitos”: “juguetona, creativa y alegre, como la esencia de cada pequeña alma...” Listín Diario por Verónica Duarte, 16 de febrero de 1988.

“Prefiero la mujer con sus strapless o brazos descubiertos porque rompe la monotonía. !nuestro clima nos lo exige!”