Introducir su colección en el New York TradeShow de este año se convierte en la catapulta que la llevó a vender en prestigiosas boutiques como Nordstrom y otras en Miami, Chicago, Texas y Washington. La elegancia tropical estaba llegando cada vez más lejos.

Su amiga Alma Henríquez se suma a la lista de amistades con las que colaboró, desarrollando en conjunto una línea llamada “Paula Saviñón”, enfocada en el mercado internacional. “...Fue el entusiasmo, el cariño de nuestra amistad, la ilusión de colaborar, las posibilidades de ampliar la visibilidad a nivel internacional y las facilidades que nos ofrecieron unos amigos, los motivos que nos animaron a desarrollar Paula Saviñón” comenta Alma Henríquez sobre este proyecto que conquistó tiendas como Nordstrom, así como otras en NY, Miami y Puerto Rico. Para su segunda producción se sumaron boutiques en Philadelphia y Los Ángeles, en una vertiginosa experiencia que se vio forzada a detenerse con el colapso de la economía Norteamericana debido a la guerra del Golfo.

Con un desfile en el Hotel Sheraton presenta su colección 1989-1990 donde la vaporosidad de los géneros trazaron la pauta de sus diseños: volúmenes en faldas, pantalones tipo palazzo, corpiños en una mezcla de crepe de seda, seda pura, tafeta, lino y organza. Reportaje Periódico El Siglo por Jacqueline Ventura, 24 de noviembre de 1989.