La temporada de fiestas, bodas y graduaciones eran momentos muy ocupados en el taller de Jenny Polanco, sus vestidos y jumpsuits de cortes estilizados de charmeuse de seda, voile, seda cruda con transparencias o detalles bordados por doña Arlette de Fernández se convirtieron en la referencia de elegancia al vestir en República Dominicana.

Parte de la emoción que genera contar esta historia viene de la mano de esos fotógrafos amigos, como el entrañable Carlo Prandoni, quien a través de su lente capturó imágenes que recorrieron el país en las revistas más reconocidas en artículos y artes promocionales.

Este año explora su pasión por los negocios. Entendiendo que su moda forma parte de un estilo de vida abre “Country Rose” junto a su amiga Ninouska Nova, una tienda especializada en lencería del estilo country americano, muy popular en Casa de Campo y otras zonas de lujo. (1996-1999)

En Puerto Rico, el Hotel Caribe Hilton vuelve a abrirle sus puertas, esta vez para abrir una tienda junto a una marca de alpargatas. Para el momento su espacio en La Femme seguía siendo el punto predilecto para las puertorriqueñas y dominicanas que viajaban a comprar.

Una vez más hace a todos moverse a su “A Ritmo de los Tambores” , colección que presentó en el hotel Renaissance Capella Beach Resort. “En esta sinfonía de tambores, el color, la forma y las texturas se entremezclan para crear una melodía armoniosa que de forma sutil intuye nuestro caribe...” expresó la diseñadora para el reportaje Revista A La Moda, Listín Diario d/f 4-ago-1996 por Claudia Aquino