Con el diseño de joyería logró grandes satisfacciones, desde honrar a su país colaborando con una talentosa comunidad de artesanos y orfebres, hasta combatir el insomnio armando composiciones y jugando con las piedras, ejercicio que se volvió habitual en sus noches. Trabajar hasta dormir y seguro seguir soñando con ideas.

Con esta intensidad por el trabajo logra lanzar su primera colección de vestidos de novias en la tienda de Plaza Central. El cual confiesa que nunca se imaginó hacer vestidos de novia pero era costumbre cerrar desfiles de moda con una novia y decidió intentarlo. Una colección de vestidos de novia únicos compuesta por 10 diseños en seda cruda y organza.
Tiene la oportunidad de abrir Boutiques en Diamond Mall y Bella Vista Mall de Santo Domingo en este año. El concepto de “Boutique” significaba para ella poder ofrecer el complemento ideal para el vestuario resort, con una selección exquisita de accesorios, pareos, bolsos de playa, sombreros y trajes de baño.

Produce una línea de joyas exclusivas para Casa Virginia, Sto. Dgo., el cual introduce en La Femme en Puerto Rico.

La moda de Jenny era más que diseño, era una proyección de un estilo de vida que hacía referencia a la exuberante naturaleza del Caribe, fresca y sofisticada, voile, georgette y algodones lisos y estampados en una variada gama de colores: cielo, manzana, sol y naranja, para que la mujer luzca su elegancia y belleza.