Llegan los anticipados 50, edad que espera como una mujer realizada y a la vez inconforme. Esa inconformidad de creadora madura que no paraba de buscar más, de buscar esencia. Esa búsqueda la llevó muy lejos en el exterior, en recorridos por India, África y Europa, así como también la llevó muy profundo en su interior, en una búsqueda espiritual y cultural que provocaba lucha interna y constantes transformaciones que se reflejaban en sus diseños.

Luego del terremoto de Haití, Jenny se sensibiliza con nuestra nación vecina y desarrolla la primera colección de carteras “Haití”, fabricadas con lienzos de pintura haitiana como un homenaje a su pueblo y una forma de colaborar, destinando un porcentaje de las ventas a la Fundación Sainte Marie. Las carteras se convirtieron en referencia de la marca y a través de ellas Jenny mostraba lo mejor de ambos países: diseño y mano de obra dominicana y el arte y artesanía haitiana.

La Bienal Iberoamericana de Madrid selecciona la cartera “Midori” para formar parte de su exhibición, sumándose a su lista de reconocimientos internacionales.

Las colecciones “Namaste” y “África”, presentadas este año, muestran esa inspiración de sus viajes y búsquedas. Particularmente con la colección “Namaste” colaboró con el fotógrafo Tiziano de Stefano en la muestra fotográfica “La Moda como Musa”.